5 millones de ninis en Europa

El paro juvenil empujó a España a la sexta posición del ranking de jóvenes en esta situación, con un 22,2%, empatada en la misma proporción con Chipre. Italia, con una tasa del 31,1%, es decir, casi uno de cada tres jóvenes, encabeza una lista que lideran los países más perjudicados por la crisis económica. De este modo, el segundo país con más proporción de los denominados ni-ni es Grecia, con un 26,1%, seguida de Croacia (24,2%) y Permanecía (24,1%).

Las diferencias estructurales que separan el sur y el este de la UE de los socios comunitarios norteños también son visibles en estos datos. Los Países Bajos (con un 7,2%), Luxemburgo (8,8%) y Alemania, Dinamarca y Suecia (los tres con un 9,3%) son los estados miembros que registran las tasas más bajas.

Problema estructural

Además de estar entre los diez países con más jóvenes en esta situación, España es el tercer socio comunitario donde ha crecido más esta proporción en la última década. Desde el 2006 el porcentaje ha pasado del 13,2% al 22,2% actual, un incremento de nuevo puntos.

Este crecimiento sólo lo superaron Italia, donde la diferencia se ensancha en 9,5 puntos, y Grecia, donde aumentó 9,3 puntos. Por el contrario, en algunos de los países norteños, como Alemania y Suecia, consiguieron reducir el número de jóvenes que ni estudian ni trabajan, en un 5,9% y un 3,4%, respectivamente.

Según el catedrático de economía de la Universitat Pompeu Fabra José García Montalvo, estos datos tan sólo son un reflejo del problema estructural que pervive al mercado laboral español. “En los mejores años el paro juvenil en España siempre ha continuado estando en niveles del 20%, no se puede atribuir sólo a los efectos de la crisis económica”, explica. Además, el académico defiende que este tipo de estadísticas contribuyen a estigmatizar un segmento de la población que sí que quiere trabajar. “No se incluye cuántos de estos ni-ni están buscando trabajo activamente o si se han apuntado a cursos no reglados”, comenta Montalvo.

Para la UGT, esta tendencia no muestra signos de cambio en España, a pesar de la caída continuada del paro. El sindicato denunció ayer que el número de jóvenes que trabajan o buscan trabajo cayó “drásticamente” respecto al año pasado, puesto que hay 353.800 trabajadores activos menos de entre 18 y 35 años, según se extrae de los datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa. El sindicato considera que este descenso se debe a la extensión de “el efecto desaliento” a todos los tramos de edad, por la “falta de oportunidades de trabajo y de formación”.

De hecho, un estudio publicado ayer por Adecco revela que los jóvenes españoles son los más pesimistas respecto a la posibilidad de encontrar el primer trabajo. El informe recoge que un 42,2% de los españoles entre 18 y 30 años creen que no encontrarán trabajo durante el primer año de busca después de acabar su formación.

Fracaso de la Garantía Juvenil

La publicación de estos datos también pone en el punto de mira uno de los programes estrella de la Unión Europea para acabar con el paro entre los jóvenes de entre 16 y 24 años: la Garantía Juvenil. La UGT recordó que en mayo este plan sólo había beneficiado 19 de cada 100 menores de 30 años en España, cosa que considera como un fracaso para esta política comunitaria.

En la misma línea, el Consejo de la Juventud de España (CJE) criticaba en un informe que, a pesar de que la Garantía Juvenil ya tiene un año de vida, el número de solicitantes continúa siendo inferior al 20% del total que se podría inscribir. El CJE denuncia la falta de control sobre el tipo de contratos que ofrece el plan, que en muchas ocasiones suponen “una precarització de la ocupación juvenil”. En palabras de la presidenta del CJE, Julia Chica, los jóvenes han pasado a ser “el colectivo con el riesgo más alto de exclusión social”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *